El miedo a las relaciones
El miedo a las relaciones
  • 17 enero, 2016

Decidí tocar este tema porque a lo largo de muchos años dedicándome a la vida nocturna gay, me he dado cuenta del pánico que muchas personas le tienen a las relaciones sin saberlo. Una frase súper común que me dicen a menudo es : “preséntame a alguien”; y seamos honestos, cuando estamos solteros morimos por conocer a esa persona que nos va a hacer sentir enamorados , o al menos eso creemos.

Muchas personas creen que quieren conocer a alguien, y digo creen, porque sino no he terminado de entender el proceso. A menudo veo gente que conoce a alguien y todo marcha bien cuando la siguiente noticia que me llega es, no ya no estamos saliendo, resultó que era muy intenso y me dijo que le gustaba mucho, me dio el freak y le dije que no podíamos seguir viéndonos, ¿te suena la historia?

He visto que la gente se la pasa intentando conocer gente, y entonces después vienen un millón de excusas: es que no termina de ser mi tipo, es que tiene algo que no me gusta, es que salió con un conocido, es que está muy chaparrito, es que no tiene el cuerpo que me encanta, es que no me gustan las camisas que usa, es que tiene muchos amigos, es que no tiene tantos amigos; en fin, todo es un problema y entonces no se animan a salir con las personas que tanto, según ustedes, ansían conocer por meros prejuicios o por miedo ya sea a volver a ser lastimados o a que pueda gustarte y entonces ver la posibilidad de comenzar una relación estable con alguien. Cuando veo todos esos “problemas” y “peros” que le ponen a la gente me hace pensar que realmente no quieren conocer a nadie, salvo que no sea su príncipe o princesa azul, esa persona que ustedes se imaginaron en su cabeza y tiene idealizada pues reúne todas las características que cualquiera buscaría: alguien físicamente perfecto (a tu gusto claro), con el mejor carácter del mundo, fiel, atento, cariñoso, carismático, guapo, bien vestido, con buen trabajo, con sueños, con aspiraciones, con los mejores amigos, y con dinero ; digo, ya que estamos en esto del pedir ¿Cierto? Bueno pues déjenme decirles que el amor no llega siempre en la forma en la que ustedes lo están esperando así que anímense a ver un poquito más allá y tal vez aparezca pronto.

Ahora bien, supongamos que estos miedos no te detienen y entonces sales con alguien, comienzas a conocerlo y otra vez los miedos y fantasmas atacan; es así. Comienzas con los “y si”: ¿ y si no funciona? ¿y si resulta que sólo quiere jugar conmigo? ¿y si me clavo? ¿y si se súper clava y yo no? ¿y si me lástima? ¿y si es un patán?, y entonces decides que mejor ahí la dejan porque como ¿para qué? … Les voy a ser honesta, esto me revienta.

Me parece injusto que se hagan eso y no se den la oportunidad de sentir sin miedo. Yo los invitaría a preguntarse mejor: ¿y si es el amor de mi vida y me doy chance? ¿ y si me aviento sin miedo y vemos que pasa? Si se animan, puede ser o no ser , pero la satisfacción de saber que te aventaste a vivir algo padre con alguien, resulte no resulte, es inmensa; y si resulta, lo es mucho más. Yo los invito a hacerlo, a dejar fantasmas y miedos atrás y a estar abiertos a conocer y vivir.

Creo que para tener una relación estable se requiere de mucho valor y compromiso contigo y con la persona que tienes al lado y la gente tiene miedo porque ve este compromiso como una pérdida de libertad individual y como el tener que rendirle cuentas a alguien y esto no es así (y si lo es, no es la persona correcta). El estar con alguien es tener a una persona para compartir y para crecer juntos, para hacer equipo de vida (o de lo que dure) y esto no implica el dejar de ser individuos libres e independientes, solo que ahora acompañados.

Entonces, si eres de las personas que se me acercan pidiéndome que les presente a alguien, por favor hazlo sólo si estás seguro de que eso es lo que realmente quieres.

 

Vania Saenz

Sígueme también en MOOVZ –> #love

Sígueme en Facebook